martes, 23 de julio de 2013

Fallecimiento Dr. Eduardo Carreras

                                                                          

Con profundo pesar debemos comunicar el lamentable fallecimiento de nuestro querido amigo, profesor y jurista Dr. Eduardo Raul Carreras.

Su larga y destacada trayectoria como docente de la U.B.A. y de la Facultad De Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata, lo tuvo como uno de los profesores màs queridos por alumnos y colegas. A la par de su sabia enseñanza nos dejó como ejemplo a seguir, no solo el amor por el estudio del derecho penal, sino fundamentalmente el respeto por la opinión diferente y el disenso cordial, tanto en los aspectos jurídicos como en lo estrictamente personal.

Por demás está destacar su labor como profesional del derecho, el tesón y el profundo empeño en sus actividades laborales, pero también el cariño por el otro, la acentuada fe en la Justicia y la Razón, su iluminado pensamiento para discurrir en las más oscuras problemáticas que la materia jurídica suscita a diario, y la pasión por el estudio del derecho penal.

Extrañaremos sin duda sus sabios consejos, su mirada comprensiva acerca de los conflictos que nutren al sistema penal, su capacidad de serena reflexión y su don de gentes que, fundamentalmente, construían la sólida base de la personalidad de ese querido Gran Hombre.

Lamentamos profundamente su física desaparición, aunque queden por siempre en nuestra memoria aquellos momentos que juntos compartimos desde el aula como alumnos, desde el Estrado como Jueces, y del cálido café que solíamos compartir casi siempre enfrascados en la misma pasión que nos unía.

Personalidades como la del Dr. Carreras no son frecuentes de encontrar. Detrás del admirado Profesor se asomaba un ser humano excepcional que, por encima de su innata capacidad intelectual, proyectaba la grandeza espiritual que automáticamente irradiaba una empatía emocional que contaminaba sin excepción a todo aquel que entraba en contacto con semejante personalidad.-

Valga desde aquí un sincero y caluroso adiós, que es más un hasta siempre, y una tibia luz que a modo de norte nos movilizará a seguir su inmortal ejemplo.-

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publique un comentario